Cómo negociar un salario - Workcapital
Índice de contenidos

¿Sabes cómo negociar tu salario y conseguir beneficios laborales? Si lo piensas bien, pasamos muchos momentos de la vida negociando: Lo hacemos con la pareja, los hijos, los amigos, los vecinos…

El trabajo no es diferente. En él, dominar las técnicas de negociación laboral te permite alcanzar tus objetivos de mejora. Si pretendes conseguir beneficios laborales, negociar se convertirá en una costumbre para ti. Por eso, en WorkCapital queremos ayudarte a tener claro cómo negociar tu salario y otros intereses.

1. ¿Cuándo y cómo necesitas negociar en el trabajo?


Durante el proceso de selección, tras haber sido elegido candidato, conviene negociar determinadas condiciones del contrato como la remuneración, la flexibilidad horaria, la posibilidad de teletrabajar u otras prestaciones extra que mejoren la conciliación laboral. De esta manera, se estipularán desde el principio las características de tu contrato laboral.

De entrada, debemos tener claros los siguientes principios:

La actitud más apropiada para negociar en cualquier ámbito de la vida es la de «gano-ganas». Incluso aunque ostentes una posición de ventaja, por ejemplo, porque eres el empleado más productivo de la plantilla, debes ponerte en el lugar del otro. Solo así lograrás mantener a largo plazo una relación de confianza.
Establecer cuándo es el mejor momento es fundamental. Debemos esforzarnos en identificar con acritud ese instante, eligiendo situaciones calmadas, de atención plena y con una atmósfera positiva. Debemos evitar la tendencia a la procrastinación; es decir, la predisposición a posponer. Cualquier momento es mejor momento que nunca.

2. Cómo negociar el salario y otros beneficios en el trabajo


El punto de partida es que quieres obtener ventajas laborales, por lo que te conviene aprender cómo negociar tu salario. Procedemos con este apartado de una forma más didáctica para sacar a la luz el negociador que llevas dentro.

Lo primero que debes tener claro es que las reticencias y las inseguridades son frenos iniciales en todo proceso de aprendizaje. Es natural, incluso humano, sentir reparos por vergüenza, desconocimiento o miedo. Sin embargo, estás en tu derecho de negociar y mejorar tus condiciones laborales. Las técnicas de negociación laboral serán tu mejor baza.

3. ¿Qué es AMAN?


¿Has oído hablar alguna vez de la Alternativa Mejor a un Acuerdo Negocio? El acrónimo AMAN sintetiza este concepto que, lo creas o no, es tu principal ventaja a la hora de plantear un proceso de negociación. Consiste en definir y tener claro cuál es tu plan B. Dicho en otras palabras, cuál es tu mejor alternativa si la negociación no acaba bien. Por ello, la preparación inicial de una negociación en cualquier ámbito siempre ha de ser obtener un AMAN lo más favorable posible.

En consecuencia, debes preguntarte cuanto antes qué es lo peor que puede pasar. No es lo mismo, perder tu empleo y tener a tu cargo a una familia numerosa, que contar con una oferta en otra compañía que colma tus pretensiones.

Efectivamente, en este segundo caso, tu posición negociadora será muchísimo más fuerte, ya que, si la negociación fuera fallida, podrías sondear las condiciones laborales que te ofrecen en la otra compañía, sabiendo de antemano que es muy difícil que te quedes sin empleo en ambas.

4. Algunas pautas valiosas para conseguir beneficios laborales al negociar


Una vez establecido lo que puede pasar si no hay acuerdo, te recomendamos que pongamos en práctica los siguientes consejos:

Prepárate al máximo. Reúne toda la información posible —mejor hechos que opiniones— para respaldar tu determinación. Índices de productividad, rendimiento, clientes fidelizados e ingresos generados, etc.

Conoce a fondo a tu interlocutor. Identifica sus objeciones y contrarréstalas.

Documéntate. Investiga qué precedentes hay en la empresa y en el sector.

Utiliza mapas mentales y guiones para estructurar el contenido y favorecer la acción oratoria.

Entrena. Sí, debes ensayar y ponerte en situación con alguien de confianza.

Concéntrate en tu objetivo, permanece enfocado.

Escucha el doble de tiempo del que hablas.

Conserva la serenidad y la calma en todo momento.

Respeta los silencios: comunican y permiten pensar. No te veas obligado a rellenarlos.

creativo. Piensa en términos de salario emocional, no solo económico.

Céntrate en las soluciones, no en los problemas.

Reflexiona, no te dejes llevar solo por el corazón.

¿Cómo lo ves? ¿A que tienes más claro cómo negociar tu salario y qué técnicas de negociación laboral te convienen? ¡Pasa a la acción para conseguir los beneficios laborales que mereces!

Cómo negociar un salario - Workcapital

Imagen de vectorjuice en Freepik
Imagen de Freepik

Comparte en tu Red Favorita
[Sassy_Social_Share]

Envíanos tu pagaré o factura