¿Qué es el apalancamiento óptimo? - Workcapital
Índice de contenidos

El apalancamiento óptimo depende de cada organización, sus objetivos y sus métodos de actuación. En términos generales, permite optimizar las inversiones pese a no contar con un capital social propio suficiente para invertir. En este post analizamos dicho concepto y te animamos a calcularlo, al mismo tiempo que te proporcionamos información útil para analizarlo con criterio.

1. ¿Qué es el apalancamiento financiero y por qué debes calcularlo?


La ratio de apalancamiento financiero o de deuda permite analizar la salud financiera de una organización. Tan inadecuado es acumular deudas en exceso como desaprovechar la posibilidad de optimizar inversiones por miedo a endeudarse. Evidentemente, la rentabilidad de la inversión es un matiz crucial en este análisis de inversiones.

El apalancamiento financiero ofrece la posibilidad de invertir con dinero prestado y, en el caso de obtener una buena rentabilidad de inversión, generar más recursos. Por tanto, el óptimo es aquel proceso de endeudamiento que facilita la obtención de más capital de inversión y rentabilidad.

De manera más técnica, procede describirlo así:

  • Impulsa el incremento de la rentabilidad del capital social.
  • Toma como referencia la rentabilidad del capital total.
  • Se apoya en el empleo de capital foráneo.

Es decir, puedes considerarlo como la diferencia existente entre el capital propio y el capital que, de facto, se está utilizando en una operación financiera o en el conjunto de todas ellas dentro de una empresa.

2. Apalancamiento óptimo, un objetivo deseado


Todas las entidades aspiran a mejorar la rentabilidad de la inversión. Para ello, se apoyan en el apalancamiento financiero como una estrategia para optimizar sus inversiones. La obtención de capital externo se convierte en una ventaja para generar mayores ingresos, ya sea a través de ventas u otros medios, en comparación con el uso exclusivo de fondos propios.

Endeudarse no es malo, siempre que no se haga en exceso y se obtengan buenos retornos en las operaciones impulsadas. De hecho, la ratio de deuda óptima supone que el coste del capital prestado es inferior a la rentabilidad de la propiedad, por lo que la entidad logra beneficios. ¡Su capital renta más y da mejores frutos!

3. Pros y contras de las ratios de apalancamiento


Debes tener en cuenta que existen distintas formas de analizar la deuda del balance de una organización. La ratio de apalancamiento solo considera la deuda respecto al patrimonio propio. Al calcularlo se obtiene un dato homogéneo que permite establecer relaciones. Sin embargo, siempre es más útil para comparar la evolución historia de una empresa el realizar el estudio sobre la evolución del sector.

Con este cálculo, las instituciones financieras obtienen un indicador objetivo para interpretar el riesgo. Cuanto mayor sea la deuda, más se incrementa el peligro. A nivel interno, este indicador es excelente para gestionar la deuda, predecir flujos de caja futuros y tener referencias para optimizar las inversiones.

La principal limitación de estas ratios de deuda es que proporcionan señales de alarma condicionadas. Un apalancamiento no óptimo, con demasiada deuda, no siempre implica una mala situación financiera. Por sí solos, no dan una información completa por lo que es necesario relacionarlos con otros datos.

4. ¿Cómo calcular tu apalancamiento óptimo?


Antes de nada, necesitas aprender a calcular la ratio de apalancamiento. Básicamente, requiere dividir el pasivo total del balance entre el patrimonio neto. Dicho pasivo incluye el pasivo a largo y corto plazo más el patrimonio neto.

Este cálculo es útil para comparar empresas de naturaleza similar o la evolución en el tiempo de una misma organización. Ahora bien, ¿en qué ocasiones podemos hablar de apalancamientos óptimos?

Detallamos a continuación, las interpretaciones más utilizadas:

  • Se considera bajo cuando es inferior al 25 %. Refleja una posible pérdida de oportunidades por no recurrir a deuda externa para alcanzar una mayor rentabilidad de inversión.
  • Se valora óptimo cuando se sitúa entre el 25 y el 50 %. Es el dato al que deberías tender.
  • Es elevado cuando supera el 50 %. En estas ocasiones, conlleva un riesgo financiero cierto.

Con todo ello, estas variables generales han de ser matizadas con análisis históricos propios y de la competencia. Por ejemplo, una empresa que necesita dinero para acometer un proyecto tiene dos opciones: utilizar recursos propios mediante una ampliación de capital, o recurrir a un préstamo. Solo en este segundo caso se estaría apalancando.

La conclusión es clara: el apalancamiento óptimo es un dato revelador que has de tomar en consideración. Pero, más importante que alcanzarlo es conseguir optimizar tus inversiones. En WorkCapital te ayudamos a lograrlo.

¿Qué es el apalancamiento óptimo? - Workcapital

Imagen de Freepik
Imagen de vectorjuice en Freepik

Comparte en tu Red Favorita
[Sassy_Social_Share]

Envíanos tu pagaré o factura