Registro de Aceptaciones Impagadas: Qué es y características

Que es el registro de aceptaciones impagadas - Workcapital
Registro de Aceptaciones Impagadas (RAI)

1. ¿Qué es el Registro de Aceptaciones Impagadas (RAI)?

El Registro de Aceptaciones Impagadas (RAI) es un fichero que registra el incumplimiento de obligaciones dinerarias.

Esta base de datos está impulsada por el Centro de Cooperación Interbancaria y su objetivo es dar información a los agentes económicos acerca de la morosidad y la fiabilidad de pago de las empresas consultadas.


En tiempos de crisis económica, se incrementa considerablemente el riesgo de aparecer en este fichero de morosidad, pues una falta de liquidez en tu empresa puede provocar un apunte RAI.

Además, con mayor recurrencia se consulta este registro para conocer la situación de tus clientes y, en consecuencia, limitar los posibles riesgos de impago. Así que ¿estás preparado para familiarizarte con el RAI?

El Registro de Aceptaciones Impagadas o RAI recoge una relación de los impagos realizados por personas jurídicas.

Afecta, por tanto, a todo tipo de compañías, asociaciones y empresas, desde pymes a multinacionales.

Como ya hemos mencionado, su promotor es el Centro de Cooperación Interbancaria.

Se trata de una asociación profesional sin ánimo de lucro con patrimonio propio al margen del de sus asociados.

Su finalidad es:

– Servir de foro de diálogo

– Favorecer la actividad de sus asociados.

2. ¿Cómo se gestiona y organiza el RAI?


El Registro de Aceptaciones Impagadas, antes de incluir a una entidad jurídica deudora, contempla dos cuestiones:

1. La cuantía mínima para quedar inscrita es de 300 euros. Por debajo de esa cantidad, no se anotan en este registro.

2. Se consideran aceptaciones de pago a los documentos firmados en los que el deudor reconoce una obligación de pago. La deuda debe provenir de recursos de financiación de negocios como: pagarés bancarios, cheques de cuenta corriente y letras de cambio.

3. ¿Cómo funciona este registro?


Gracias a la colaboración entre las entidades financieras convencionales (bancos, cajas de ahorro, cajas rurales, cooperativas de crédito…) la operativa de esta base de datos es muy básica. De hecho, son estas organizaciones quienes reportan los datos al RAI.

El deudor cuenta con 90 días para resolver su compromiso de pago. Si no lo hace en ese plazo, queda incorporado al fichero.

Irremediablemente, aparecer anotado limita de forma considerable la posibilidad de obtener financiación para tus negocios.

De hecho, las mismas entidades que participan en el RAI, lo consultan y lo tienen muy en cuenta antes de conceder cualquier tipo de financiación.

Por ejemplo, al garantizar un préstamo hipotecario siempre se considera este aspecto.

Es lógico pensar que, si apareces en ese Registro de Aceptaciones Impagadas, te resultará muy complejo que confíen en tu proyecto y que te otorguen la financiación.

4. Cómo saber si una empresa está incluida en el RAI


En realidad, cualquier persona física o jurídica puede acceder a esta información.

Eso sí, han de demostrar que son acreedores de un préstamo monetario o entidades especializadas en informes de solvencia y riesgo crediticio.

El procedimiento es bastante sencillo, tienes que estar inscrito en el sitio web del Registro de Aceptaciones Impagadas y haber contratado el servicio. Evidentemente, esto supone firmar la aceptación y pagar el coste requerido.

Una vez te has dado de alta, tienes a tu disposición diferentes formas para realizar tus consultas:

– Acceder en la web utilizando tu cuenta de usuario.

– Llamar por teléfono al 902 103 406.

– Enviar un correo electrónico a la dirección helpdesk@ficherorai.com.

– Acudir a la sede física, situada en calle Príncipe de Vergara 132, 1ª, 28002 Madrid.


Solo puedes acceder a la información con los siguientes objetivos:

– Saber si un tercero está inscrito en él.

– Saber si tu empresa o negocio está incluido.

5. ¿Es posible salir de este registro?


Existen dos alternativas para conseguirlo:

1. Pagar la deuda. Es la solución definitiva. Una vez abonada la deuda, solicita que te den de baja en la entidad acreedora. Con el comprobante de pago en tu poder, agilizarás considerablemente este proceso. Alternativamente, también puedes dirigirte a los responsables de este registro y presentarles la documentación acreditativa del abono. Esta segunda opción, suele ser más rápida.

2. Esperar 30 meses. Transcurrido este plazo, la información caduca.

Como has podido comprobar, conocer  y gestionar tu presencia en el Registro de Aceptaciones Impagadas te ayudará a mejorar tu clasificación crediticia facilitándote la posibilidad de financiación.

Por otro lado, te permitirá conocer la situación de tus clientes y limitar tu riesgo de impagado.

Desde WorkCapital, queremos ayudarte a que no aparezcas en esta base de datos.

Para ello, ponemos a tu disposición nuestros servicios de descuento de pagarés y anticipos de facturas para mejorar tu situación de tesorería y evitar impagos.

Que es el registro de aceptaciones impagadas - cierre

¡ Llámanos y te informamos sin compromiso!


Comparte en tu Red Favorita

Explora Noticias Recientes

¿Necesitas un Impulso Financiero para tu Negocio?

Consulta Nuestros Servicios Financieros

workcapital equipo